Gran Noche

29 12 2008

Cumpleaños

Cumpleaños

“a lo tonto a lo tonto no veas”


Creo que sería una forma de resumir esta noche, esta gran noche.

Todo empieza en la Berlingo (que gran invento) camino de Sevilla. Aparcamos en un lugar bien escondido y nos encaminamos al “meeting point”. Saludos de protocolo y nuestros estomagos claman un alivio “pizzeril” de mucha embergadura.

Llegamos a Pizza Hut y nuestras Rollin Pizzas empiezan a ser constantemente devoradas por los 5 personajes que alli dabamos cuenta del manjar. Tras una breve pero intensa cena, ya que hubo tiempo para charlar, bromear y sugerir unos tupperwares para los bordes de queso de Anyka, llega la incipiente segunda fase del evento: Alcohol.

Y sí, es que ya no cabe otra denominación que esa. Buscamos la Berlingo como si se tratara de la caza del zorro, la apresamos y nos dirigimos al pisito del buen amigo Carlos. Piso junto a un hospital, sí, sus razones hay (Eu, tu y yo lo sabemos).

Se descorcha el Barceló para ellas, Sara y Anyka (bellas donde las haya) y para él, Carlos (que mariconada). El J&B para mí, porque yo lo valgo (y pa’ eso era mi 21 cumpleaños) y el Seven Up para Eu en su noche más light. Entre conversaciones superfluas empiezan a aparecer temas sugerentes como la “pata negra” de mi amigo el cubano (ehh Anyka) que empezaban a vislumbrar el devenir de la noche.

Eu, maestro de ceremonias, comienza con uno de esos juegos etilicos que tanto gustan en una reunion de jovenes alcoholizados, la abuelita. Sara se posiciona con ventaja y da cuenta del Barceló que lleva su nombre hasta limites insospechados. La velada empieza a degenerar, bolis, post-its, botellas y demás enseres sirven de herramientas para llevar a cabos las más diversas y suculentas fantasías que los diferentes juegos deparaban. Para no ir más allá de lo publicable, reseñar la insistencia en preguntas sobre condones, la frase “yo nunca he puesto un condon con la boca” y el voyayerismo (no confundir con Bollerismo, que es el hobby de las francesas de Carlos) como perlitas que se soltaron y que aquellas 4 paredes encerraran.

Es entonces, despues de que el pintalabios diera cuenta del calor que se respiraba, cuando llegamos al momento relax “take it easy”. Lo que no fue tan “easy” fue dejar a un lado las conversaciones que ya se habian tenido. Entre penumbra, arrumacos y música, empezaron a sonar frases como “yo tengo mi flamenquin de cuello vuelto”, “también tengo carne en barra” y la ya memorable que de mis labios salío por inercia del momento “ya si te parece tendras un brazo de gitano de esos k se le sale la crema por la punta”.

Y fín (que la Paqui se tiene que ir a trabajar y nostros con la Berlingo).

Epílogo: Una Gran noche.

El relato me ha quedado muy formal pero aseguro que toda esa formalidad alli no se vivió.

Me grabo este dia en la memoria y lo dejo ahí como un acontecimiento perenne. Disfruté de mi 21 cumpleaños, pero estoy seguro de que esa es fue una excusa para que grandes amigos y mejores personas se encontraran para pasar buenos momentos. Porque dias como ese merecen la pena, me lo guardo como broche del año y deseo con todas mis ganas que se sigan repitiendo.

Un abrazo a todos, los que estuvisteis, Sara, Anyka, Carlos, Eu, y a los que no pudisteis estar, en especial a Merce (te quiero guapa, mejorate).

Y no va más. El año se cierra con la culminación más exitosa posible y con una idea rondando mi mente, en 2009 repetimos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: