Andalucía, su voz

28 02 2009

La bandera blanca y verde
vuelve, tras siglos de guerra,
a decir paz y esperanza,
bajo el sol de nuestra tierra.

¡Andaluces, levantaos!
¡Pedid tierra y libertad!
¡Sea por Andalucía libre,
España y la Humanidad!

Los andaluces queremos
volver a ser lo que fuimos
hombres de luz, que a los hombres,
alma de hombres les dimos.

¡Andaluces, levantaos!
¡Pedid tierra y libertad!
¡Sea por Andalucía libre,
España y la Humanidad!





Ángel Petisme

23 02 2009

Un maño que descubri y que ahora recuerdo en aquella noche de verano.

Zaragozano, escritor, cantautor, poeta… creador . Una caja de sorpresas que encontré en Zaragoza en su Expo. Una amiga me llevó hasta él y él me cautivo con su arte.

Más info:

http://www.angelpetisme.com/
http://petisme.wordpress.com/
http://www.youtube.com/user/saccoyvanzetti
http://www.myspace.com/angelpetisme




Carnaval de Cádiz 2009

22 02 2009

Grande. La fiesta del 3×4 y de la cuarteta, del romancero y el pasodoble, del popurri y el cuplé,  vuelve como cada febrero a llenarnos de poesía, sentimiento, emoción y por supuesto, de fiesta.

Un concurso de agrupaciones que siempre sube el nivel y unos artistas que pisan esa casa de los ladrillos coloraos haciendo de su voz la pluma del gaditano.

Carnaval en la calle. Gente, mucha gente, fiesta, disfraces y su copita en la mano para celebrar todo lo que hay por delante.

Os dejo una pinceladita del COAC 2009

Más en:

http://www.youtube.com/view_play_list?p=466DC2C8FDDBBDEB
http://www.youtube.com/user/Guashilandia




Puedo escribir los versos más tristes esta noche, Pablo Neruda

15 02 2009

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

20, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada“, Pablo Neruda (1924)




Me gustas cuando callas, Pablo Neruda

15 02 2009

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

15, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada“, Pablo Neruda (1924)