Puedo escribir los versos más tristes esta noche, Pablo Neruda

15 02 2009

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

20, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada“, Pablo Neruda (1924)
Anuncios




Me gustas cuando callas, Pablo Neruda

15 02 2009

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

15, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada“, Pablo Neruda (1924)




Rimas, G.A. Bécquer

12 01 2009

Bécquer

No sé como pero, dando vueltas por internet en esta absurda y fría noche, he llegado a las Rimas de Bécquer.

Un libro que leí hace ya algún tiempo y del que ya olvidaba su belleza. A sido un reencuentro extraño, a medida que iba leyendo parecía que de mi mente salían los versos de esas estrofas.

En fín, me alegro de que esta obra aparezca hoy en mi mente. Llena de amor y sentimiento tal y como hoy yo me siento.

RIMAS


[1, XLVIII]

Como se arranca el hierro de una herida
su amor de las entrañas me arranqué,
aunque sentí al hacerlo que la vida
me arrancaba con él!

Del altar que le alcé en el alma mía
la voluntad su imagen arrojó,
y la luz de la fe que en ella ardía
ante el ara desierta se apagó.

Aún para combatir mi firme empeño
viene a mi mente su visión tenaz…
¡Cuándo podré dormir con ese sueño
en que acaba el soñar!!

[4, XXXVIII]

¡Los suspiros son aire y van al aire!
¡Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer: cuando el amor se olvida
¿sabes tú adónde va?

Lee el resto de esta entrada »





Frases

4 03 2008
Hoy quiero recopilar algunas de esas frases célebres que alguna vez han aparecido en mi vida. Esas que muchas veces han sido el consuelo de una mala racha o de un desamor o simplemente aparecen como gotas de sabiduría.

 

La juventud sabe lo que no quiere antes de saber lo que quiere.
 
El medio más fácil para ser engañado es creerse más listo que los demás.
 
La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.
 
El corazón tiene razones que la razón ignora.
 
Nunca vayas por el camino trazado, porque conduce hacia donde otros han ido ya.

 

 Empieza por hacer lo necesario, luego lo que es posible… y de pronto estarás haciendo lo imposible.

 

Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo. Paulo Coelho.

 

Unos la aman y otros la ganan. En este juego no hay amores, hay vencedores.

 

La verdadera soledad es estar rodeado de gente y sentirse ajeno a todo.

 

El amor es como la droga, lo peor es la abstinencia.

 

Prefiero ser rey de mis silencios antes que ser esclavo de mis palabras.

 

No vale la pena quererte como te quiero, tú crees ser una fortaleza y torres más altas cayeron. El Barrio, “No vale la pena”.

 

Si amas algo, déjalo libre. Si vuelve, es que así debía ser.

 

La peor forma de echar de menos a alguien es estar a su lado y saber que no puede ser tuya.

 

El silencio muchas veces es la mejor respuesta.

 

Tu ausencia me hace suspirar el aire que quedó encerrado en mi corazón al marcharte.

 

Y morirme contigo si te matas, y matarme contigo si te mueres. Porque el amor cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren.

 

El destino baraja las cartas, nosotros las jugamos. Stalin.

 

Basta un instante para hacer un héroe y una vida entera para hacer un hombre de bien.

Alégrate de la vida porque ella te da la oportunidad de amar, de trabajar, de jugar y de mirar a las estrellas.

No estoy dormido, estoy durmiendo porque no es lo mismo estar jodido, que estar jodiendo. Camilo J. Cela.