A mi vida otro sentío

12 05 2009

Mi vida se desborda. Estrés, trabajo, estudios, familia, amores, todo parece que da vueltas en mi cabeza sin tener un orden, sin ser más real que los sueños que imagino.

Ayer me tocó dar un paso que hoy a tenido su primera consecuencia, ese giro que he dado es duro pero necesario para llegar a mi meta. Una meta que no sé donde está, que bien puede ser la cumbre de una montaña o ser el grano de un montón de arena. Sólo sé que la motivación para ir en ese otro sentido me la ha dado una persona a la que amo, a la que desde la soledad más profunda siempre he querido y a la que creo que no dejaré de querer. Su amistad ha sido aliento en la desolación y su amor el puñal que más me mata.

Hoy quiero, con egoismo, que siga siendo mi apoyo, mi suspiro, mi amanecer y mi anochecer pero que no sea el lastre de mi caminar. Quiero que estemos juntos pero con la sabiduría de la soledad. Sólo así lograré llegar a mi destino.

Por todo ello, desde ahora, a mi vida otro sentío.

Anuncios




Etéreo

10 03 2009

Pasan los días sin marca, espacios de tiempo insustanciales en los que me siento etéreo. No tengo un ayer, no tengo un hoy y quién sabe si tendré un mañana.

Quiero que algo ponga freno a esta deriva, que sea lo que fuese lastre mi devenir a la realidad y me haga ser dueño del momento. Quiero que… qué es lo que quiero.

Un solo minuto más, un guiño del reloj, una luz que se apaga; quiero que todo sea como antes, quiero que todo sea vivido.

En momentos como este solo me queda decir…





Rimas, G.A. Bécquer

12 01 2009

Bécquer

No sé como pero, dando vueltas por internet en esta absurda y fría noche, he llegado a las Rimas de Bécquer.

Un libro que leí hace ya algún tiempo y del que ya olvidaba su belleza. A sido un reencuentro extraño, a medida que iba leyendo parecía que de mi mente salían los versos de esas estrofas.

En fín, me alegro de que esta obra aparezca hoy en mi mente. Llena de amor y sentimiento tal y como hoy yo me siento.

RIMAS


[1, XLVIII]

Como se arranca el hierro de una herida
su amor de las entrañas me arranqué,
aunque sentí al hacerlo que la vida
me arrancaba con él!

Del altar que le alcé en el alma mía
la voluntad su imagen arrojó,
y la luz de la fe que en ella ardía
ante el ara desierta se apagó.

Aún para combatir mi firme empeño
viene a mi mente su visión tenaz…
¡Cuándo podré dormir con ese sueño
en que acaba el soñar!!

[4, XXXVIII]

¡Los suspiros son aire y van al aire!
¡Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer: cuando el amor se olvida
¿sabes tú adónde va?

Lee el resto de esta entrada »